lunes, 23 de noviembre de 2009

NO a las "Terapias de Conversión"


Terapias Reparativas (de las caras)

Más de 100 personas protestaron en West Palm Beach (Florida) donde la organización antigay NARTH realizó esta semana su conferencia anual (21 de noviembre de 2009).

¿Qué es el NARTH?
Se denomina así a la Asociación Nacional para la Investigación y Terapias de la Homosexualidad, una organización que surgió como respuesta de un grupo de psicólogos norteamericanos descontentos con la resolución de la APA (Asociación Americana de Psicólogos) del año 1973 cuando removió la homosexualidad de la lista de desórdenes mentales de su manual de diagnóstico y estadística. El NARTH se auto-describe como “una organización educacional dedicada a afirmar el modelo de complementariedad de género y sexualidad varón-mujer” (www.narth.com). Sin embargo los terapeutas del NARTH lucran con onerosos honorarios sin lograr cambiar la orientación sexual de las personas (por ejemplo, Steve Perelli, ex pastor Bautista de los EE.UU. y amigo de CEGLA pagaba 100 dólares la hora para dejar de ser homosexual).
Esta organización que estafa personas muy angustiadas y desesperanzadas, realiza terapias que según la APA “conducen a la depresión, la ansiedad, y a conductas autodestructivas y puede reafirmar el autorechazo”
Se proclama ser secular, pero a menudo participa en eventos ex –gays realizados por diferentes organizaciones religiosas, incluyendo Enfoque a la Familia.
La realidad muestra que el NARTH se aprovecha del discurso anti-homosexual de las iglesias conservadoras. De hecho la mayoría de sus 1000 miembros (contra más de 150.000 de la APA) provienen del movimiento ex –gay o están vinculado a iglesias cristianas. Su director Joseph Nicolosi en 2007 dijo a CNN que “como ciudadanos, necesitamos articular la intención de Dios para la sexualidad humana”. Con esta clase de manifestaciones ponen en evidencia que detrás de su pretensión de ser una organización secular, en realidad tienen un trasfondo religioso y se aprovechan de el para obtener beneficios económicos.
En el año 2006, un comunicado de la APA expresó su preocupación por las “terapias de conversión” manifestando que “Por más de tres décadas, el consenso de la comunidad científica de la salud mental ha sido que la homosexualidad no es una enfermedad y que por lo tanto no necesita cura. La preocupación con las terapias de conversión que realiza el NARTH es que no tienen respaldo científico, ya que no existe suficiente evidencia seria en cuanto que la orientación sexual puede ser cambiada…las posiciones sostenidas por el NARTH y Enfoque a la Familia, crean un ambiente que favorecen la discriminación y los prejuicios”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada